twitter
blog
mail
My Portfolio & not so personal Blog

Con los labios en la miel y la boca en la palabra, a palabras sordas, oídos necios.
La dislexia, siempre de la mano, siempre me traiciona.

...MI BIO

Era un 12 de marzo de 1988 y había celebrado mi décimo cumpleaños. Uno de los regalos fue un diario de Tarta de Fresa y en él escribí: “Hoy he celebrado mi cumpleaños con que fue el 8 de marzo. Han venido muchas personas, pero el que me ha gustado más es el que viniese mi prima”. Con diez años, experimentaba la intimidad que se siente al escribir, esa desnudez en los sentimientos y la veracidad que se transmite al enfrentarse una misma a su propio espejo, el de las palabras, en silencio. Lo que escribí en aquel diario eran cosas de niños y la importancia se llenaba de inocencia.

Desde entonces, sin un porqué, el motor de mi vida ha sido el de las palabras. Escritas, o calladas, siempre palabras. Una fuerza interior, una esencia, una necesidad, que me impulsa a escribir.

Estudié Ingeniería de Telecomunicación y gracias a años de esfuerzo y empeño es lo que me da hoy de comer. Pero mi mente, mis sueños, se alimentan de palabras. Enredarlas es mi pasatiempo, si me faltan, es mi tormento.

HTML

Siempre las palabras han sido medio transmisor de mis ideas, de mis sentimientos, de mis sueños. Escribir forma parte del diálogo con mi más íntimo yo. A finales de los 90 perdí todos mis escritos y esa herida no supe curarla. Enmudecí durante casi 10 años en los que poco o nada escribí. Mas el amor, mi otro motor, me devolvió el vibrar en el mirar, el vibrar en mi sentir, el vibrar al escribir. A pesar de que recordar aquella pérdida aún me hace daño, en marzo de 2009 volví para no parar de escribir. Para no dejar de sentir la felicidad al desnudar mi esencia en papel.